Dentro del entrenamiento holístico, el movimiento somático se refiere a una práctica que se centra en la conexión mente-cuerpo a través del movimiento consciente y la atención plena. Se trata de una forma de movimiento que busca mejorar la conciencia corporal, la salud física, mental y emocional, y la integración de la persona en su totalidad.

El término “movimiento somático” fue acuñado por primera vez por Thomas Hanna, un investigador y educador en el campo del movimiento humano. Hanna fundó el campo de estudio conocido como “Educación Somática”, que se centra en la conexión entre la mente y el cuerpo a través del movimiento consciente y la conciencia corporal. En su libro seminal “Somatics: Reawakening The Mind’s Control Of Movement, Flexibility, And Health”, publicado en 1988, Hanna describe el movimiento somático como una forma de recuperar el control consciente sobre los patrones de movimiento en el cuerpo para mejorar la salud y el bienestar. Desde entonces, el término “movimiento somático” ha sido adoptado por una variedad de profesionales en campos como la terapia del movimiento, el yoga terapéutico, el trabajo corporal y la educación física, entre otros, para describir enfoques que integran la mente y el cuerpo en el proceso de movimiento y aprendizaje.

 

 

 

El movimiento somático reconoce que el cuerpo y la mente están intrínsecamente conectados y que los patrones de movimiento, la postura y las sensaciones físicas pueden influir en nuestro bienestar general. Por lo tanto, a través de la práctica de movimientos conscientes y la atención plena, se busca mejorar la alineación corporal, liberar la tensión acumulada y promover una mayor libertad de movimiento.

Dentro del entrenamiento holístico, el movimiento somático puede incluir una variedad de prácticas y enfoques, como el yoga, el tai chi, el qigong, el método Feldenkrais, la danza consciente y otras técnicas de movimiento consciente. Estas prácticas se centran en la calidad del movimiento, la respiración y la atención plena, y pueden adaptarse a las necesidades individuales de cada persona.

El objetivo del movimiento somático dentro del entrenamiento holístico es proporcionar a las personas las herramientas y técnicas necesarias para desarrollar una mayor conciencia corporal, promover el autocuidado y mejorar su bienestar en todos los niveles: físico, mental, emocional y espiritual. En última instancia, el movimiento somático en el contexto del entrenamiento holístico busca ayudar a las personas a vivir de manera más plena y saludable, integrando cuerpo, mente y espíritu.

El yoga y el movimiento somático comparten algunos principios fundamentales, ya que ambos se centran en la conexión mente-cuerpo, la conciencia corporal y el movimiento consciente. Aunque son prácticas distintas, pueden complementarse entre sí y ofrecer beneficios similares para la salud y el bienestar. Aquí hay algunas formas en que el yoga y el movimiento somático se relacionan:

  1. Conciencia Corporal: Tanto el yoga como el movimiento somático enfatizan la importancia de estar presente en el cuerpo y desarrollar una mayor conciencia corporal. Ambas prácticas invitan a los participantes a prestar atención a las sensaciones físicas, la respiración y el movimiento durante la práctica.
  2. Movimiento Consciente: Tanto en el yoga como en el movimiento somático, el movimiento se realiza de manera consciente y deliberada. Se alienta a los practicantes a moverse lentamente y con atención plena, observando cómo responde su cuerpo a diferentes posturas y movimientos.
  3. Respiración: La respiración desempeña un papel importante tanto en el yoga como en el movimiento somático. Ambas prácticas incorporan técnicas de respiración consciente para ayudar a relajar la mente, calmar el sistema nervioso y facilitar el movimiento fluido.
  4. Exploración del Cuerpo: Tanto en el yoga como en el movimiento somático, se anima a los participantes a explorar su cuerpo desde adentro hacia afuera. Ambas prácticas ofrecen oportunidades para experimentar con diferentes posturas, movimientos y sensaciones físicas, y para desarrollar una mayor comprensión de cómo se mueve y funciona el cuerpo.
  5. Bienestar Integral: Tanto el yoga como el movimiento somático tienen como objetivo promover el bienestar integral, abordando aspectos físicos, mentales, emocionales y espirituales de la salud. Ambas prácticas pueden ayudar a reducir el estrés, mejorar la flexibilidad y la fuerza, y promover una sensación de calma y equilibrio en la vida cotidiana.

Aunque el yoga y el movimiento somático son prácticas distintas con enfoques y técnicas únicas, pueden complementarse entre sí y ofrecer una experiencia holística de bienestar y autocuidado. Al combinar elementos de ambas prácticas, los participantes pueden beneficiarse de una mayor variedad de herramientas y enfoques para mejorar su salud y su calidad de vida.

Hay estudios que respaldan los beneficios del movimiento somático en diversos aspectos de la salud y el bienestar. Algunas áreas de investigación incluyen el alivio del dolor, la reducción del estrés, la mejora de la función motora y la calidad de vida en general. Aquí hay un resumen de algunos de los beneficios respaldados por la investigación:

  • Alivio del Dolor: Se ha demostrado que el movimiento somático, como el método Feldenkrais y ciertas formas de yoga terapéutico, puede ayudar a reducir el dolor crónico en condiciones como el dolor de espalda, el dolor en las articulaciones y la fibromialgia.
  • Mejora de la Función Motora: Estudios han encontrado que la práctica regular de movimientos somáticos puede mejorar la coordinación, el equilibrio, la flexibilidad y la postura, lo que puede ser beneficioso para personas con trastornos del movimiento como el Parkinson.
  • Reducción del Estrés y la Ansiedad: El movimiento somático, especialmente cuando se combina con técnicas de respiración y atención plena, ha demostrado ser efectivo para reducir los niveles de estrés y ansiedad, promoviendo una sensación de calma y bienestar.
  • Mejora del Estado de Ánimo: La práctica de movimientos somáticos se ha asociado con mejoras en el estado de ánimo, la autoestima y la calidad de vida en general, lo que puede ser beneficioso para personas con trastornos del estado de ánimo como la depresión.
  • Mejora de la Calidad del Sueño: Algunas investigaciones sugieren que el movimiento somático puede ayudar a mejorar la calidad del sueño al reducir el estrés y la tensión muscular, lo que facilita el proceso de conciliación del sueño y promueve un sueño más reparador.
  • Bienestar General: En general, la práctica regular de movimientos somáticos se ha asociado con un mayor bienestar físico, mental y emocional, proporcionando a las personas una mayor conciencia corporal, una mayor conexión mente-cuerpo y una mayor capacidad para manejar el estrés y los desafíos de la vida cotidiana.

Hay una variedad de estudios y artículos de investigación que respaldan los beneficios del movimiento somático en diversas áreas de la salud y el bienestar. Aquí hay algunos ejemplos de estudios y publicaciones relevantes:

“Effects of Feldenkrais Method on quality of life: A systematic review” – Este estudio, publicado en el Journal of Bodywork and Movement Therapies en 2020, examinó los efectos del Método Feldenkrais en la calidad de vida. Los resultados sugieren que el Método Feldenkrais puede mejorar la calidad de vida en personas con diversos problemas de salud, incluidos los relacionados con el dolor crónico y los trastornos musculoesqueléticos.

“Mindfulness-Based Stress Reduction and Health Benefits: A Meta-Analysis” – Este metaanálisis, publicado en el Journal of Psychosomatic Research en 2019, examinó los efectos del programa de reducción del estrés basado en mindfulness (MBSR) en una variedad de resultados de salud. Los resultados mostraron que el MBSR tenía efectos beneficiosos en la reducción del estrés, la ansiedad, la depresión y el dolor, y mejoraba la calidad de vida en general.

“Yoga for anxiety: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials” – Publicado en el Journal of Psychiatric Research en 2018, este metaanálisis examinó los efectos del yoga en la ansiedad. Los resultados mostraron que el yoga tenía efectos beneficiosos en la reducción de la ansiedad en una variedad de poblaciones, incluidos pacientes con trastornos de ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT) y trastornos relacionados con el estrés.

“The Effects of Tai Chi on Markers of Atherosclerosis, Lower-Limb Physical Function, and Cognitive Function in Adults Aged Over 60: A Randomized Controlled Trial” – Publicado en el Journal of Aging and Physical Activity en 2018, este ensayo controlado aleatorio investigó los efectos del tai chi en marcadores de aterosclerosis, función física de las extremidades inferiores y función cognitiva en adultos mayores. Los resultados sugieren que el tai chi puede mejorar la función física y cognitiva en adultos mayores.